Reportajes   de   bebé

Durante el primer año de vida es cuando se dan los cambios más significativos en los niños. Es su etapa de bebé y es donde más los vamos a ver evolucionar.

 

La idea de guardar esos cambios en forma de fotografías es algo de lo que no te arrepentirás, porque a ti te gustará verlas pasado un tiempo pero a ellos… a ellos les va a encantar ver como eran.

 

En mis fotografías busco la naturalidad e intento que sean ellos los protagonistas absolutos y no los accesorios.

TRS_2079.jpg

A partir de los 4 meses es cuando mantienen, sin grandes esfuerzos,  su cabeza levantada estando boca abajo. Son más risueños y ya responden a nuestros estímulos de forma intencionada y no arbitraria. Este es un buen momento para hacer un reportaje de fotos.

 

Entre los 7 y los 9 meses, es sin duda el mejor momento del bebé, fotográficamente hablando. Ya se mantienen sentados, cogen cosas, ríen con facilidad e interactúan con nosotros y algunos incluso gatearán. Las sesiones a esta edad dan unos resultados estupendos y con fotografías muy variadas.

 

A los 12 meses es el momento de inmortalizar su capacidad de ponerse de pie con un apoyo y celebrar su primer año. Para ello puedes hacer un reportaje normal o puedes hacerlo permitiendo que juegue con una tarta.

TRS_0434.jpg

En todos los reportajes de este tipo se pueden incluir fotos de hermanos o de familia.

Las sesiones las hago en vuestra casa o en exteriores, en función de la edad del bebé y de la estación del año.

 

Las sesiones en domicilio serán en horario de mañana o de tarde, en función de la orientación de vuestra casa y la época del año en la que se hagan las fotos, ya que esto influye directamente en la luz y en poder asegurarnos unas fotos preciosas.

 

En el caso de realizar la sesión en exteriores (recomendable solo a partir de los 6-7 meses de edad, excepto para fotografía únicamente familiar)  será en horario de mañana o de tarde en función del sitio escogido, la estación del año y la luz.

TRS_9996.png

En el caso de que haya hermanos mayores o se vayan a realizar fotos de familia, lo mejor es todos vayáis coordinados en color, aunque no necesariamente tenéis que ir iguales, solo conjuntados. Es recomendable utilizar colores suaves y evitar los estampados, rayas o cuadros fuertes.

 

TRS_0530.jpg